Si no puedes evitar conducir por carreteras con nieve, sigue los consejos que te damos en FRAIKIN:

  • Evitar perder la tracción en las ruedas: conduciendo a poca velocidad y tocando el freno lo menos posible.
  • Utilizar marchas largas para que el vehículo tenga mayor tracción.
  • Encender las luces de cruce y las de antiniebla, cuando sea necesario.
  • Evitar utilizar de más el embrague.
  • Si las ruedas patinan, a la hora de arrancar, meter directamente la segunda marcha para incorporar el vehículo a la circulación.
  • Evitar frenar bruscamente.
  • No intentar adelantar, al cambiar la velocidad de forma brusca, el neumático podría perder agarre.
  • Utilizar las cadenas para la nieve o un neumático de invierno.

Pero sobre todo, si no puedes continuar la marcha, lo más importante, es parar el vehículo en una zona segura, hasta que la carretera vuelva a estar en condiciones aptas para la circulación.