Existen miles de factores que pueden influir en las distracciones tanto dentro como fuera del vehículo.
En esta entrada veremos alguna de estas distracciones y como algunas acciones cotidianas pueden afectar negativamente a nuestra conducción.

Las distracciones también suponen un riesgo como las drogas, el alcohol y otros factores. Según la Dirección General de Tráfico (DGT) son la causa de más del 30% de los accidentes.

En Fraikin os explicamos algunas de las distracciones más frecuentes que se pueden evitar.

La compañía en el vehículo

La compañía dentro del vehículo puede ser un elemento de distracción. La atención debe estar en la conducción y no en la conversación. Se debe mantener el buen ambiente dentro del vehículo, lejos de ruidos estridentes o de conversación que puedan exaltar al conductor.
Si se circula con niños hay que enseñarles que en el coche hay que ir calmado y que no se debe molestar ni distraer al conductor.

El GPS

El manejo del GPS debe realizarse siempre antes de comenzar el viaje y con el vehículo parado.
Se deben utilizar con voz, para no tener que quitar los ojos de la carretera.

Comer o beber

Mientras se conduce las manos del conductor deben ir en el volante. Si mientras se conduce se bebe o se conduce, una de las manos estará ocupada, lo que supone un riesgo y podría convertirse en negligencia.

El teléfono móvil

Para utilizar el móvil mientras se conduce es obligatorio el uso de un sistema de manos libres para establecer la comunicación.
Aunque existen estudios que apuntan que, tras hablar más de tres minutos por el manos libres los conductores no perciben el 40% de las señales. La velocidad y el tiempo de reacción es mayor.

Fumar, maquillarse o buscar objetos

En algunas ocasiones, las personas aprovechan los atascos para realizar varias actividades, maquillarse, buscar algún objeto por la guantera o fumar.
Si se debe realizar algunas de estas acciones, es muy importante que se pare el coche por seguridad propia y la de los otros conductores.