Este mes hemos tenido el privilegio de participar como colaboradores en el VI Congreso Nacional Transporte Frigorífico, organizado por ATFRIE, en el que gracias al éxito de participación y asistencia pudimos compartir con representantes de todo el sector, transportistas, proveedores, etc.

Aún no se han podido igualar los datos económicos de 2019, la crisis sanitaria, el Brexit y los costes al alza, principalmente en el de energía, son algunos de los principales responsables, pero la situación actual y las perspectivas se viven con optimismo en el sector.

Coincidiendo con el congreso, Cadena de Suministro, publicó su Especial Transporte Frigorífico de 2021, una excelente lectura para entender la situación actual, cómo se está moviendo el sector y cuáles son las oportunidades que se presentan con las esperanzas puestas en la reactivación total del consumo. Además, se plantean dos realidades que ya están influyendo en el transporte frigorífico de larga distancia que son la digitalización y la sostenibilidad. Ambas requieren de una adaptación del sector que se nos presenta como un complejo desafío.

La sostenibilidad es un tema que nos ocupa desde nuestro inicio, En Fraikin somos acérrimos defensores del renting como la mejor apuesta para mantener una flota ajustada a las necesidades específicas de cada cliente y sobre todo para mejorar la sostenibilidad de la misma, sostenibilidad económica y sostenibilidad ambiental. Impulsamos el vehículo ecológico, la conducción eficiente y la movilidad sostenible. Innovamos y apostamos por ofrecer soluciones ecológicas para la distribución urbana e interurbana asesorando a nuestros clientes en la implantación de nuevas tecnologías para optimizar procesos disminuyendo costes y emisiones.

Hemos de tener presente que la industria del transporte terrestre de mercancías representa más del 6% de las emisiones de gases de efecto invernadero (datos del Fondo de Defensa del Medio Ambiente). En 2019, el Parlamento Europeo aprobó una normativa que obliga al transporte de vehículos pesados a reducir un 15% sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) para 2025 y a llegar a una reducción del 30% en 2030. Para la industria puede parecer imposible, inalcanzable, pero hay opciones, alternativas reales a las que se puede acceder hoy mismo. Estas nuevas necesidades (y legislaciones) se pueden encarar como una oportunidad para adelantarnos a otros actores que quedarán en el camino por no planificar bien la transición.

Si quieres leer la nota completa o acceder a todo el especial puedes visualizarlo o descargarlo aquí: Especial Transporte Frigorífico 2021 de Cadena de Suministro.